Sonetos para la cama

Ramón Paz era el de los versos hot, no yo, esboza el escritor Pedro Mairal en la contratapa de su nuevo libro Pornosonetos (Emecé). Ramón Paz, según leemos, era su seudónimo, su álter ego que nació por pudor y quizá para evitar el comidillo de críticos y amigos. Hoy eso terminó y Mairal publica con su nombre un poemario franco, con humor, para muchos polémico, con un aire cotidiano que se lo quisiera cualquiera. En 151 páginas, el autor reúne una serie de sonetos escritos durante años, los que, a grandes rasgos, abordan los innumerables placeres, posiciones, logros, vergüenzas y orgasmos que devienen con el sexo, sea o no con amor. A veces, por ejemplo, notamos a un poeta suave: “Con vos me saco el pánico que soy / en tu cuerpo mi amor sé dónde estoy”. Otras, no tanto: “Nadie puede ganarle a la energía / de tus piernas abiertas vida mía”. Y en otras, imagínese, su poesía da pie a una desatada lujuria que deberá averiguar en sus páginas. 

Pedro Mairal, argentino (1970), autor de novelas como Una noche son Sabrina Love y La uruguaya (la primera llevada al cine y la segunda un éxito de crítica y público), aun así no cae en lo vulgar o ridículo ni mucho menos en un desprestigio del sujeto femenino, tal vez como pudiera pensarse en una primera mirada tras notar sus versos. Más bien, se presenta como un escritor que juega y polemiza con el mundo que rodea al placer o, como diríamos en Chile, a la “calentura”, escarbando en esas fantasías que públicamente se olvidan o se ocultan.

Crea un sitio web gratuito con WordPress.com
Empieza ahora
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star