El dios de Gumucio

Una buena pregunta que podríamos hacernos sobre la crisis de la Iglesia católica es cómo saldrá de esta. Cómo enfrentará las denuncias de curas pederastas, que brotan y brotan desde lugares recónditos, o cómo le hará para retomar el liderazgo moral que antes tuvo en países como Chile. Con fe, pensarán sus fieles; con cárcel, gritarán otros. En una mezcla entre ambos, el escritor Rafael Gumucio publica Por qué soy católico (Literatura Random House, 122 págs.), un ensayo autobiográfico cuyo título podría parecer ridículo para los tiempos que corren, pero no lo es: Gumucio, polemista de oficio, traza a partir de esta interrogante su propio catolicismo, uno revolucionario y distante de las instituciones, cercano a la sencillez cristiana y crítico de la hipocresía de fieles que hacen vista gorda de las miserias de la gente. 

El escritor aborda varios temas, como sus orígenes católicos-familiares, la persecución de los cristianos en el Imperio romano y su papel en la Revolución francesa y en las poblaciones chilenas, el sexo, el aborto y las polémicas de estos días, siempre resaltando a un Dios que acompaña y escucha, más allá de toda corrupción y abuso, y que retrata muy bien nuestro hoy: en el mundo de las redes sociales hay amigos y enemigos, pero no hay prójimos, no hay fraternidad. Necesitamos creer en algo, esboza Gumucio, sobre todo en esta época cambiante y arisca, que ataca sin pensar en el otro. Por qué soy católico es una mirada distinta al respecto, con cuya respuesta podremos o no estar de acuerdo.

Crea un sitio web gratuito con WordPress.com
Empieza ahora
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star